Semanal 191: Acid Ghost

Por PABLO_PIXIE

Acid Ghost - Vacation IIHasta hace dos días, no había escuchado nada de Acid Ghost y estuve a punto de extender esa racha indefinidamente. Los tags “dreampop” y “shoegaze” en su bandcamp hicieron que mi dedo titubeara durante unos segundos antes de darle click a sus albums. Y es que desde esas primeras bandas que crearon el shoegaze, la etiqueta nos trajo una infinidad de discos de gente que se limita a reproducir -salvo ejemplos como Crocodiles- el tono y el humor del estilo sin usarlo para crear nuevos paisajes o canciones (poesía o texto creador de sentido). Algo parecido me pasa con el Dreampop. Pero un par de album covers y títulos como I want to hide my face & die terminaron de convencer a mi dedo índice y terminé descubriendo la banda de sonido de mi Enero 2017, ideal para tardenoches sofocantes y lluvias de verano con ráfagas.

No tantos años atrás, descubrir los temas de un chico de 22 años de San Francisco era virtualmente imposible, salvo que uno viviese cerca y, además, estuviese en-la-movida correcta. Un poco más acá, internet nos tiró toda la estantería en la cabeza para que podamos bucear a nuestras anchas. Pero hoy los algoritmos se degluten entera esa estantería y nos la devuelven digerida y reorganizada según nuestros propios gustos plasmados en nuestros datos de navegación y descubrir algo nuevo se hizo difícil otra vez. Nos ofrecen tanto -y todo con el mismo tono y matiz- que es imposible leer, likear y escucharlo todo y nuestro dedo empieza a dudar. Esta preselección es más sofisticada y personalizada que la que hacían las 5 o 6 radios mainstream en la era discográfica pre internet, pero no deja de ser una preselección. Hay que andar evadiendo las sugerencias y saltándolas como en una carrera de obstáculos, sumergiéndose y abriéndose paso sin dejarse seducir permanentemente por el camino que nos trazan delante. Y es que descubrir no es abrazar lo que nos traen en bandeja, ese producto cuidadosamente seleccionado para nosotros de acuerdo a lo que ya sabemos que nos gusta. Descubrir es expandir nuestro propio ser, no acotarlo y etiquetarlo. Es encontrar algo bueno en algo que no hubiésemos pensado que nos gusta, algo que nos guía de la mano hacia una zona que no pensábamos visitar, algo que enriquece. Es agarrar el machete y abrir una senda por donde no hay. La bandeja con bocadillos que nos ofrecen desde las veredas de la avenida que transitamos a diario no está pensada para que expandamos nuestra existencia, está diseñada para que el que sostiene la bandeja se asegure de que consumamos sus bocadillos. Ok, siempre vamos siguiendo un rastro, dejado por otros o elegido por nosotros mismos como el rastro a seguir. Pero está bueno saber que, cada tanto, para encontrar hay que perderse.

Una tarde hace un par de días me perdí y, perdido, encontré a Acid Ghost. Con 4 de los albums que colgó en la web entre el 2015 y el 2016 armé este Canal Semanal.

Canal Semanal 190

Por PABLO_PIXIE

crooked-manPara esta selección semanal elegimos siete temas, siete energías, siete canciones que invocan (crean) energías que contagian, que logran vibrar y hacer vibrar en sintonía a nuestra energía en sus formas material y metafísica. Algunas son energías que aceleran, otras que calman; energías suaves que ondulan, energías veloces que repiquetean; energías que elevan, energías que bajan y energías que bailan. Los responsables llevan nombre y, en este caso, son: Marie Davidson, con dos temas de su disco Adieux Au Dancefloor; Conor Oberst, con dos temas de Ruminations; dos temas de Crooked Man y el tema que abre el nuevo de Terry Malts.

¿Te preguntaste alguna vez cómo es que una canción puede cambiarte el humor, el ánimo, la cara, o incluso hacerte parar y mover el cuerpo? Son solo sonidos, organizados de una forma muy particular. Esos mismos sonidos, organizados de otra manera, no causarían el mismo efecto. Pero puestos así generan algo, remiten a algo, SON algo. Para contestarlo se puede apelar a distintas disciplinas que dan respuestas distintas y poco satisfactorias. Para experimentarlo solo hay que darle a “Play”.

Canal Semanal 189

Por PABLO_PIXIE

fpe
“Oh, the streets of Grand Theft Auto San Andreas fill with smoke”. Así arranca el tema de John K. Samson que abre el Semanal Pixie 189. La canción pertenece al album que editó en el 2012 del cual también incluimos la canción Heart Of The Continent con motivo del inminente lanzamiento de su nuevo trabajo (se puede escuchar una canción de anticipo acá). Además, pusimos el tema One by One de Sticky Fingers, un tema del último de Future Generations, la canción Useless de Songs for Walter y un poco del punk de Against Me! Para cerrar, una pieza de 18 minutos del debut de Floating Points (UK).

Lo que nos junta.

Por PABLO_PIXIE

Nos veníamos preguntando por qué razón el rock últimamente no nos estaba diciendo nada. Veníamos pensando si no éramos nosotros los que habíamos perdido la capacidad de que nos transmitan una energía, de contagiarnos, o si la energía se había ido a otro género, a otro rubro, a otra plataforma. Veníamos pensando en el furor por el disco de Vince Staples, en las millones de visitas que tienen en youtube los videos caseros de raperos y de hip hop argentino que pasan desapercibidos para el periodismo entero del rock (¿sigue existiendo el periodismo de rock?), en los pibes que vimos rapeando en las esquinas de Neuquén hace tres años y los que vemos hoy en el subte. Veníamos pensando por qué se estaban incrementando nuestras inmersiones en la música digital, por qué habíamos pasado del efecto inmediato de la guitarra, el riff y el estribillo a los largos sets con trama, que basan su construcción en la repetición y en la variación, que te llevan de etapa en etapa elevándote de a poco, haciendo que la explosión cobre otro sentido justamente porque antes pasaste por las etapas anteriores. Veníamos pensando cuál era el sonido del futuro, veníamos pensando tristemente si el rock no había quedado como un hobby burgués, como un fetiche retro, como el resultado del aburrimiento y el lamento del que quedó entre dos Eras con cierta comodidad. El aburrimiento del que no está enojado ni desesperado pero tampoco está empujando por construir algo nuevo, aquello que dejará obsoleto lo que hoy ocupa. El lamento contemplativo del que observa la belleza del cambio por la ventana sin levantarse, o la fiestecilla de salón del que no sale del palacio hace rato. Veníamos pensando si no era todo eso lo que hacía que ya no escuchemos un tema nuevo entero y que descartemos los discos que bajamos en segundos. Sí, todas esas cosas horribles veníamos pensando cuando nos llegó el link al nuevo disco de Los Reyes del Falsete. Le dimos play y en el momento en el que normalmente extendemos la mano para poner stop, la extendimos para subir el volumen. Los temas se siguen sucediendo y una frase del tema nueve se repite en este momento como un mantra: Estamos perdidos, encontrándonos.

Ejercicio 1

Por PABLO_PIXIE

Escribo. Cada mañana, de 7 a 11, me siento al escritorio y escribo. Escribo porque no soy dueño de una productora de cine, estudio y/o editorial donde me pueda sentar cruzado de piernas a recibir personas con proyectos delirantes, novedosos, frescos, agresivos y poéticos y asegurarme de que se filmen, se graben o se publiquen. Escribo porque no tengo en marcha una factoría de ideas ajenas para exponerlas, difundirlas, gritarlas y convencer a todos de que son grandiosas, novedosas, liberadoras, reveladoras y buenas. Escribo porque no tengo una banda de pares dispuestos a establecerse en forma indefinida en la plaza de gobierno sin agenda ni un reclamo configurado. Un grupo lo suficientemente convencido de que ya fue suficiente y de que lo único sensato y respetable es atrincherarse, porque seguir con el día a día mientras todo funciona como funciona es inaceptable, hasta que los de siempre caduquen y la irritante tolerancia moral de la población general se quiebre. Escribo porque hice un pacto conmigo mismo, y escribo porque el pacto al que me comprometí incluye que ése sea el único pacto válido de cumplir a las 7 de la mañana de cada día. Por eso, de Lunes a Viernes, sin excepción, de 7 a 11 de la mañana, escribo. Escribo antes de vestirme, antes de asomarme a ver el color del cielo, antes de conocer la temperatura, de conectarme al mundo. Escribo antes de ingerir una gota de agua, antes de incorporar carbono y azúcar, antes de sumarle cualquier cosa al cuerpo. Escribo hasta que el estómago se estruja, los labios se secan y las piernas tiemblan, y escribo antes de saber qué pasa en el mundo, si aún existen los demás, antes de mirar los mensajes, de ver las fotos o de escuchar sobre cualquier urgencia, ya sea que me ataña personalmente o no. Escribo así no haya dormido la noche anterior, así me haya despertado con calor, con frío extremo, con fiebre, con alegría o con terror. Escribo porque quiero saber qué es lo que escribo cuando escribo sin dormir, con frío, con calor, con alegría, con fiebre o con terror. Escribo porque me anoté en kung fu y no me alcanza. No me alcanza la fulminante entrada en calor, no me alcanzan los extenuantes ejercicios de postura y los antinaturales ejercicios de elongación. No me alcanzan los puños al aire ni las patadas a la bolsa. No me alcanzan los combates cuerpo a cuerpo ni las formas de palo, lanza, sable, espada y daga. No me alcanzan los nudillos contra el muñeco de madera ni los bloqueos que ennegrecen el antebrazo. No escribo para un blog, para un editor, para un director ni para un productor. Escribo porque la escritura no es potencia, es acto. Escribo para actuar la potencia, para poner la potencia en acto. Esta carilla es acción, esta coma es acción, mi culo contra la silla es acción y mis labios resecos pidiendo agua y mis neuronas dormidas pidiendo café son acción. Escribo porque cuando termino un trabajo, nunca se cuál va a ser el próximo, y porque mi estructura de supervivencia está diseñada específicamente de esa manera para poder generarme tiempos para escribir. Por eso me anticipo a esos tiempos de escritura y escribo. Escribo porque si tuviera una productora de cine, un estudio y/o una editorial, tarde o temprano me aburrirían los proyectos que ingresan y tendría que salir a minar hondo en internet y en el exterior en busca de cosas en bruto más interesantes para pulir, y porque finalmente, cansado de minar, me sentaría a escribir los proyectos yo mismo. Escribo porque si tuviese una banda para asentarme en la plaza de gobierno seguramente vería con hastío las dudas, los titubeos, las vacilaciones, el enviciamiento, las direcciones equivocadas, y finalmente me apartaría para intentar clarificar la discusión o explorar alternativas sentado frente a un teclado, escribiendo. Escribo porque antes de unirme a una escuela de kung fu, escribí una historia sobre un personaje que se une a una escuela de kung fu. Escribo porque, escribiendo, me escribo. Pero también escribo porque, sobre todo, yo no soy eso que escribo. Escribo porque si no hubiese hecho un pacto conmigo mismo, tendría que sentarme a idear un plan que me compela a escribir. Por eso primero escribo, antes de tener que sentarme a escribir. Escribo porque, dicho lo dicho, es lo más sensato de hacer. Lo único sensato. Antes de tomar agua, antes de vestirme, antes de leer las noticias, antes de trabajar, antes de poner una productora, antes de lanzar patadas, antes de copar la plaza de gobierno, antes de firmar un pacto, escribo.

Canal Semanal 188

Por PABLO_PIXIE

a1615091561_10

Volvimos a armar una selección semanal con ocho de los últimos temas que escuchamos, en tren de combatir el algoritmo del gusto. Son ocho temas seleccionados por un humano y que quizás no sean similares a lo que ya te gusta. Por eso vale la pena escucharlos. Incluyen: Autolux, Yoni & Geti, Holy Fuck, Leapling, Julen y la gente sola, Wilco y Ash Koosha.

Cuidado al hacer click, podes llegar a descubrir que te gusta algo distinto a lo que ya te gustaba, y eso te convertiría en alguien impredecible y escurridizo…

Pharmakon en Niceto

Por PABLO_PIXIE

Venimos siguiendo a Margaret Chardiet desde que sus primeros sonidos emanados de la suburbia industrial de NY empezaron a circular por soundcloud. Pero este 29 de Agosto vamos a poder sumergirnos en sus pesadillas sonoras en vivo, en el intimista Lado B de Niceto (Humboldt 1356, Buenos Aires). Les recomendamos no se pierdan ese viaje ida y vuelta a las rojas profundidades de la mano de Pharmakon.

Canal Semanal 187

Por PABLO_PIXIE

The-BotsLuego de una larga sequía, al menos desde el punto de vista de nuestro paladar auditivo, logramos escuchar en una misma semana 4 nuevos lanzamientos que nos entusiasmaron para volver a sacar una edición del Canal Semanal de Pixie. En verdad, Hell can Wait, el EP debut de Vince Staples (EEUU) del cual incluimos el tema Fire, se publicó oficialmente a principios de Octubre. Ultimate Paiting, en cambio, es un dúo británico (ex Mazes y Veronica Falls) que está presentando esta misma semana su primer LP, y de su colección de canciones a lo Velvet en el Hyde Park elegimos tres para el Canal, junto con dos canciones del segundo LP del dúo italiano experimental Niagara, y dos temas del disco debut de The Bots (foto), dos hermanos de Los Angeles que la rompen.

En las aguas.

Por PABLO_PIXIE

Maxi Prietto se fue a la playa y le exprimió belleza. A esa belleza la cortó en pedazos, la editó, le puso música y finalmente la compartió en forma de un corto que huele a libertad.

Portastatic y el verano del tiburón.

Por PABLO_PIXIE

En Noviembre, el sello MERGE reeditará en vinilo The Summer of the Shark, de Portastatic, junto con otras reediciones de clásicos de su catálogo. Para los que estamos lejos de las bateas que pueden llegar a recibir las copias de dicha reedición y buceamos internet hasta el fondo en busca de las perlas, la noticia funciona como excusa para volver a escuchar aquellos bellos temas. Aquellos, como este: